Buen arranque de temporada de subastas de Acruga con la adjudicación de todos los ejemplares en Becerreá y un precio medio de casi 2.070 euros





Una ganadería de Carballedo se llevó cuatro de las seis novillas presentadas a la puja

Lugo. 19/marzo/2018

Ni el frío ni la nieve ni las bajas temperaturas lograron restar afluencia a la subasta de esta mañana en el mercado ganadero de Becerreá, una cita siempre muy concurrida por la proximidad de municipios ganaderos y por tratarse de la primera puja del año, con la que se abre la denominada temporada de subastas de la Asociación de Criadores de Raza Rubia Gallega. Al final, buen arranque de temporada para una subasta en la que se logró un precio medio de casi 2.070 euros después de la adjudicación de todos los animales presentados.
Las naves del mercado acogían a multitud de público desde las 11.30 de la mañana para comprobar las cualidades de las seis novillas preñadas presentadas a subasta, procedentes del centro de recría de la Granja Gayoso Castro, dependiente de la Diputación de Lugo. Con 14 tarjetas de posibles compradores y poco antes de la una de la tarde daba comienzo una puja que, por momentos, estuvo muy animada y en la que máxima cotización, 2.250 euros, la obtuvo la quinta novilla presentada, con genealogía de Alferez y Muiño; preñada de ocho meses y con una edad de 25 meses. La puja se la llevó la ganadería de Concepción Quintela Millán, una explotación de Carballedo, que también consiguió hacerse con otros tres de los animales presentados. Los responsables de esta ganadería de raza rubia, con unas 35 cabezas de ganado, ya compraron ejemplares el pasado año en la subasta de Becerreá y aseguran al término de la puja de hoy que "los resultados de las novillas que compramos el año pasado han sido muy buenos. Están pariendo muy bien. Además contamos con garantías porque tienen una muy buena genética, por eso nos animamos a comprar".
Las otras dos novillas subastadas en la mañana de hoy fueron a parar a dos explotaciones de Paradela y Monforte de Lemos.
El presidente de Acruga, César Dorado, quien en la subasta estuvo acompañado por los alcaldes de Becerreá, Cervantes y Navia de Suarna, así como por el diputado de Medio Rural, Lino Rodríguez Ónega, se mostró satisfecho por los resultados de la subasta de hoy y señaló el hecho de que se adjudiquen todas las novillas demuestra que "por un lado los ganaderos saben que tienen unas garantías en cuanto a la selección de los mejores animales y que, además, los controles de saneamiento a los que son sometidas avalan que están libres de todas las enfermedades. Creo que los ganaderos saben que las novillas que llegan a través de Acruga cumplen con todas las garantías". La única preocupación para el presidente de Acruga es que "podamos dar respuesta a toda la demanda de novillas que tenemos porque los resultados de subastas como la de hoy demuestran que si hubiéramos traído más animales, se habrían adjudicado también. Por eso, una de nuestras preocupaciones ahora es la de poder abastecer la demanda de rubia gallega que hay actualmente".