LA SUBASTA NACIONAL DE ADAI BATE RÉCORD DE COTIZACIÓN AL ADJUDICARSE UNA NOVILLA EN 4.000 EUROS





El precio medio de las hembras fue de 2.300 euros

Había buenas previsiones por parte de la Asociación de Criadores de Raza Rubia Gallega para la feria de Adai de hoy, pero los resultados en cuanto a adjudicaciones y precios han superado los pronósticos más optimistas. Los culpables, los ejemplares de excelente calidad que se subastaban hoy, pero también el empeño de muchos de los ganaderos asistentes que han protagonizado largas y disputadas pujas para hacerse con alguno de estos ejemplares. El momento más importante de la mañana, la compra por 4.000 euros de una novilla por parte de un ganadero de Céltigos, en Sarria. Tras una animada puja, la novilla propiedad de un ganadero de Lugo y que partía con un precio de 1.800 euros, hizo que las pujas continuaran al alza hasta alcanzar esos 4.000 euros y establecer un nuevo récord. Se da la circunstancia de que esta novilla protagonizó otro de los momentos más intensos de la mañana cuando arrastró a su manejador y acabó soltándose y corriendo por el interior del vallado. Ante el nerviosismo del animal, los organizadores prefierieron proceder a su subasta sin presentarla ante los asistentes y sin ofrecer el habitual paseíllo. No parece que esto echará para atrás a los posibles compradores que se enzarzaron en una reñida puja, que finalizó con el mencionado récord.
Pero el precio que alcanzó esta novilla no fue el único destacado. Lo cierto es que hubo cotizaciones muy altas, lo que supuso que el precio medio de las 12 hembras subastadas hoy llegase a los 2.300 euros, otro nuevo récord para Acruga. Destacaron igualmente los resultados de las ocho novillas procedentes del centro de recría de la Granja Gayoso Castro, adjudicadas todas ellas por encima de los 2.000 euros salvo una. De hecho, una de las reses logró un precio de 2.850, muy por encima del precio de salida fijado en 1.800 euros.