Síguenos en TwitterSíguenos en Facebook

VENDIDAS 22 NOVILLAS DE RAZA RUBIA GALLEGA EN LA SUBASTA DE ACRUGA CELEBRADA EN EL CENTRO DE RECRÍA DE LA GRANJA GAYOSO CASTRO





Un total de 34 ganaderos participaron en la puja, donde los ejemplares fueron adquiridos por un precio medio de 2,011 euros

La Asociación de Criadores de Raza Rubia Gallega (ACRUGA) celebró esta mañana desde las 11,30 horas una subasta de 34 novillas preñadas en el centro de recría de la Granja Gayoso Castro, en Castro de Ribeiras de Lea. Allí se dieron cita un total de 34 ganaderos, interesados en adquirir ejemplares de entre 24 y 33 meses y con un precio de salida de 1,800 euros. En la puja, donde fueron adquiridas 22 reses, el precio medio de venta se elevó hasta los 2,011 euros. El diputado de Recursos Sostenibles y responsable del centro de recría, Roberto Fernández, y el presidente de Acruga, César Dorado, destacaron la oportunidad que supuso esta cita para los ganaderos, pues la pandemia ha limitado el acceso a estas compras en ferias.
Fernández se mostró satisfecho con la cita, que calificó de "muy participativa" y subrayó su importancia en un calendario del que se han descolgado otras oportunidades de venta de ganado: "Esta é unha posta a disposición dos gandeiros da provincia dunha serie de gando que non se poido levar ás feiras pola situación sanitaria". En esa misma línea, Dorado también hizo una valoración positiva al término de la puja y la enmarcó en el actual contexto. "A xente ten medo coa crise que se está formando. Co virus, a xente retráese en comprar e ten medo. Os prezos da carne van baixos e vai todo en contra do movemento de comprar novillas e comprar máis vacas", afirmó.
Los ganaderos, en su mayoría de la provincia de Lugo, contaban con una ayuda de 200 euros por animal, aportada por Caixa Rural. Nueve de los 34 participantes adquirieron novillas, que contaban con precios de salida de 1,800 y 1,900 euros. El ejemplar de rubia gallega por el que más se pujó, de 25 meses, alcanzó los 2,350 euros. Iván Díaz López, de Sarria, fue el que mayor número de novillas adquirió, con un total de 11. Indicó que su negocio se encontraba actualmente en fase de expansión y apostaba por la calidad de la raza rubia gallega.
Entre los ganaderos de fuera de la provincia, destacó la puja de Gonzalo Pereira, de O Pino, que se hizo con tres ejemplares. Señaló que cuenta con una explotación mixta y reivindicó la calidad de la raza rubia gallega: "No tema da carne, paréceme que son das que mellor sacan, comparado con outras razas". Lamentó que las subastas programadas para este año no hayan podido celebrarse con normalidad debido al covid-19 y, por ello, agradeció la oportunidad en la Granja Gayoso Castro.
Los ejemplares de la subasta de hoy formaban parte del centro de recría, en funcionamiento gracias a la estrecha colaboración de Acruga con la Diputación de Lugo. Ambas partes firmaron un convenio en el año 2007 con el objetivo común de recuperar y mejorar la genética y facilitar la promoción y la expansión de la raza, cubriendo la demanda de ganaderos de rubia y también la de nuevos criadores que apuestan por su incorporación a esta raza.
Para los ganaderos, citas como hoy suponen una oportunidad para adquirir de manera ventajosa ejemplares "seleccionados a través de un proceso genético", tal y como ha explicado César Dorado en anteriores ocasiones. La última puja celebrada en el centro de recría fue en diciembre de 2016, cuando tuvo lugar la cuarta edición. Entonces, las reses alcanzaron un precio medio de 2.000 euros. La próxima subasta será el 6 de noviembre en Adai (O Corgo).