Síguenos en TwitterSíguenos en Facebook

Acruga lleva siete novillas del centro de recría a la subasta del domingo de Pedradita do Cebreiro



Las novillas preñadas parten con un precio de salida de 1.800 euros, mientras que el resto saldrán a subasta a 1.700

La Asociación de Criadores de Raza Rubia Gallega acude este domingo, día 5, a Pedradita do Cebreiro para celebrar una nueva edición de la subasta de novillas, que comenzará a las 12.30 de la mañana. Acruga llevará siete novillas, preñadas y sin preñar, de entre 17 y 26 meses de edad, procedentes todas ellas de la granja Gayoso Castro, en Castro de Ribeiras de Lea, donde en colaboración con la Diputación de Lugo trabaja en la selección de animales para formar un rebaño de élite en dicho centro de recría. Los precios de salida para los siete ejemplares presentados a subasta se han fijado en 1.800 euros, en el caso de las novillas preñadas, mientras que los ejemplares sin preñez, parten con un precio de 1.700 euros. Los ganaderos que adquieran alguna de estas reses contarán con una ayuda a la compra de 200 euros, gracias al apoyo de la entidad Caixa Rural. La retirada de tarjetas se podrá hacer una hora antes, desde las 11.30, en el mismo recinto ferial.

Los responsables de Acruga esperan unos buenos resultados y una subasta animada, con un buen número de tarjetas puesto que a la feria de Pedradita suelen acudir compradores de toda la provincia y también de los municipios próximos de León. Además, Pedrafita do Cebreiro es uno de los municipios de montaña con mayor número de asociados, cerca de cincuenta y casi unas setenta explotaciones con ejemplares de raza rubia gallega, y más de 2.000 cabezas de ganado.

El presidente de la Acruga, César Dorado, animó a los ganaderos a asistir a Pedrafita y a tomar parte en esta subasta. "Se trata de reses de muy buena calidad y a unos precios muy asequibles. Hay que tener en cuenta que en estas pujas se pueden adquirir novillas preñadas por 1.600 euros, lo que sale mucho más rentable que recriar una novilla hasta los 24 o 26 meses, porque se ahorra en mantenimiento y en los gatos que requieren su recría".