Síguenos en TwitterSíguenos en Facebook

ADAI NO FALLA Y CELEBRA UNA EXITOSA SUBASTA, EN LA QUE LAS NOVILLAS DEL CENTRO DE RECRÍA ALCANZARON UN PRECIO MEDIO DE 2.300€





Se adjudicaron las 24 hembras presentadas y solo uno de los tres toros quedó desierto. Las cotizaciones rozan las de la puja nacional de junio y una novilla se vende por 3.650?
Se sacaron 55 tarjetas, la gran mayoría de ganaderos de la provincia de Lugo.

El recinto ganadero de Adai, en el municipio de O Corgo, nunca falla y en esta ocasión volvió a albergar una de las ferias más exitosas de las celebradas por la Asociación de Criadores de Raza Rubia Gallega en este mercado. Ni el frío ni la niebla que acompañaron las más de dos horas de subasta restaron afluencia y ganas a los asistentes a esta nueva cita, que por sus cotizaciones y número de animales adjudicados más parecía la cita nacional de junio que la puja de otoño, que suele ser más discreta tanto en precios, como en ventas y en participación. Sin embargo, hoy se adjudicaron 26 de los 27 animales presentados; las 22 novillas del centro de recría de la Granja Gayoso Castro de la Diputación de Lugo se vendieron muy por encima de su precio de salida, fijado en 1.950?, lo que las llevó a alcanzar un precio medio excelente, de 2.300 euros. La nota más significativa de la puja, el precio récord para esta subasta de otoño de una novilla de Acruga vendida en 3.650 euros, tras una puja de lo más disputada entre cuatro ganaderos.

La subasta comenzó tímidamente con la presentación de los tres toros pertenecientes a ganaderos particulares. Las pujas se cubrieron en el precio de salida, en dos de los casos, mientras que uno de los ejemplares quedó desierto. Este inicio no fue para nada la tónica del resto de la puja; de hecho, la primera de las novillas que entraba en el anillo de subastas se adjudicó en 2.550 euros. Y es que la calidad de los ejemplares procedentes del centro de recría de la Diputación de Lugo fue un dato que en esta ocasión estuvo muy presente. Tanto es así, que todos los animales subieron muy por encima del precio de salida, arrojando un precio medio de 2.300 euros, al que nunca se había llegado en esta subasta de otoño. Las cotizaciones, el ambiente y las pujas tan disputadas parecían propias de la subasta de junio. De hecho, al igual que entonces, en ésta también se batió un récord propio: los 3.650 euros que pagó un ganadero de Castroverde por una de las mejores novillas del lote, la segunda con la calificación morfológica más alta en el Libro Genealógico, que determina la calidad y las características del prototipo racial de cada ejemplar.

La participación fue otra de las cuestiones más destacadas en esta subasta, en la que 55 ganaderos y ganaderas, la gran mayoría de la provincia de Lugo, sacaron la tarjeta que les permitía pujar por uno de los 27 animales presentados esta mañana. Entre las autoridades estuvieron presentes, entre otros, el alcalde de O Corgo, Felipe Labrada; el diputado de Recursos Sostibles de la Diputación de Lugo, Roberto Fernández; la directora de la granja Gayoso Castro, Sonia Verdes; el secretario de la Subdelegación del Gobierno en Lugo, Víctor Fraga; y el presidente del Colegio de Veterinarios, José Luis Benedito Castellote. Acompañando a todos ellos estuvo el presidente de Acruga, César Dorado, que mostró su satisfacción por los resultados de la subasta incidiendo en que "había demanda, pero lo que de verdad ha influido en los excelentes resultados de hoy ha sido la calidad de las novillas. Había un nivel altísimo, de lo mejor que hemos traído a Adai, y eso los ganaderos lo ven".
Pasadas las dos y cuarto de la tarde finalizó esta edición número 96 de la subasta nacional de Adai, que será una de las últimas pujas del año para la Asociación de Criadores de Raza Rubia Gallega.